La Inteligencia - Osho

30.9.09

Así como el fuego es candente, el aire invisible y el agua fluye hacia abajo, así la vida es inteligente. ¿Has visto alguna vez un pájaro al que puedas llamas estúpido? ¿Has visto alguna vez un animal al que puedas llamar idiota? No, esas cosas solo le pasan al hombre. Algo ha ido mal. La inteligencia del hombre ha sido dañada, corrompida, ha sido mutilada.
No es accidental que las palabras medicina y meditación provengan de la misma raíz. La meditación es medicinal: primero hay que crear la enfermedad, entonces será necesaria la meditación. A la inteligencia no se la puede forzar a ninguna subordinación. Necesitas un líder, porque primero han hecho que dejes de ser inteligente; de lo contrario, no habría necesidad de ningún líder. ¿Por qué ibas a seguir a alguien? Seguirías a tu inteligencia. Si alguien quiere convertirse en líder, entonces hay que hacer una cosa: hay que destruir tu inteligencia de alguna manera. hay que sacudirte desde tus mismas raíces, hay que asustarte. Hay que hacer que pierdas la confianza en ti mismo.
Si eres inteligente, resolverás tus problemas tú mismo. La inteligencia es suficiente para resolver todos los problemas. Pero hay personas ambiciosas que quieren mandar, dominar; hay locos ambiciosos: ellos crean miedo en ti. Si se quiere destruir la inteligencia de alguien, lo primero que se necesita es crear miedo: crear un infierno y hacer que la gente se asuste. Cuando la gente le tenga miedo al infierno, irán y se doblegarán ante el sacerdote. Escucharán al sacerdote. Si no escuchan al sacerdote, se enfrentarán al fuego del infierno, por supuesto, tienen miedo. Tienen que protegerse del infierno, y necesitan al sacerdote. El sacerdote se vuelve indispensable.
La avaricia forma parte de la falta de inteligencia. Acumulas para mañana porque no tienes confianza en que mañana serás capaz de afrontar la vida; de lo contrario, ¿para qué acumular? Te vuelves tacaño, te vuelves avaricioso, porque no sabes si mañana tu inteligencia será capaz de hacer frente a la vida o no.
Pedir lo imposible es estar falto de inteligencia. Una persona inteligente está satisfecha con lo posible. Se esfuerza por lo probable; nunca se esfuerza por lo imposible. Contempla la vida y sus limitaciones. No es perfeccionista. Un perfeccionista es un neurótico.
La gente pide lo que no se puede hacer. Quieres seguridad para el futuro, lo que no es posible. Quieres seguridad absoluta para mañana: no puede garantizarse; no está en la naturaleza de la vida. Una persona inteligente sabe que eso no es posible. El futuro permanece abierto: el banco puede ir a la bancarrota, la esposa puede fugarse con otro, el marido puede morirse, los hijos puedes resultar con malas notas. ¿Quién sabe algo del mañana?
Pedir seguridad para el mañana significa vivir con miedo constante. La seguridad no es posible, de modo que cuando temes a la inseguridad, tu miedo no puede ser destruido. Habrá miedo, temblarás...y mientras tanto te estás perdiendo el momento presente. "Con el deseo de seguridad en el futuro estás destruyendo el presente", que es la única vida disponible.
Nace un niño; un niño es un fenómeno muy, muy abierto, extremadamente inteligente. Pero nos abalanzamos sobre él, empezamos a destruir su inteligencia. Empezamos a crear miedo en él. Lo llaman enseñanza, lo llaman hacerle capaz para afrontar la vida. Él no tiene miedo, y creamos el miedo en él.
Y las escuelas, colegios, universidades...todo ello lo hace cada vez menos inteligente. Le exigen tonterías. Le exigen que memorice tonterías, cosas en las que el niño y su inteligencia natural no puede ver ningún sentido. ¿Para qué? Ese niño no puede ver el sentido en ello. ¿Para qué abarrotar tu cabeza de estas cosas? Pero la universidad dice, el colegio dice, la casa, la familia, la iglesia, las personas con buenas intenciones dicen: "¡Abarrótate! Ahora no lo sabes, pero más adelante sabrás por qué es necesario". Abarrótate de historia, de todas las tonterías que la gente le ha estado haciendo a otra gente, toda la locura...¡estúdialo! Y el niño no le ve el sentido. Qu'e importa cuándo reinó cierto rey, de qué fecha a qué fecha...Tiene que aprender de memoria esas estupideces. Naturalmente, su inteligencia va quedando cada vez más agobiada, inhabilitada. Se va acumulando cada vez más polvo sobre su inteligencia. Para cuando una persona vuelve de la universidad, ya no es inteligente: la universidad ha hecho su trabajo. Es muy excepcional que alguien pueda graduarse en la universidad y seguir siendo inteligente. Poquísimas personas han sido capaces de escapar de la universidad, de evitarla, de pasar por la universidad y, sin embargo, conservar su inteligencia...muy excepcionalmente. Es un mecanismo tan enorme para destruirte.
En el momento que te conviertes en una persona instruida, has dejado de ser inteligente.
¿Puede verlo? La persona instruida se comporta de una manera muy poco inteligente. Vete a ver a la gente primitiva que nunca ha tenido estudios y encontrarás una inteligencia pura en funcionamiento...

1 comentarios:

Osho Maestro dijo...

Hola, Sebastian:

Muchas gracias por tu blog.

Te envío un afectuoso abrazo,

Gonzalo
http://osho-maestro.blogspot.com/